DEFINICION DE PLACITUM


 ORIGEN PLACITUM

 

En el año de 2005, es detectado un serio problema en una población ribereña del Municipio de Tecpan de Galeana, estado de Guerrero y colindante con el océano pacífico. Este serio problema se refiere al acceso al agua potable, problema que es generalizado en todo el municipio, todo el estado, en todo el país y en la mayoría de las poblaciones del mundo.

 

En el lugar donde inicia el proyecto para solucionar este problema detectado es un hogar de pescadores donde su ingreso mensual promedio es inferior a los $1,500 pesos e integrado por 2 adultos y 2 niños. La temperatura promedio es de 29ºC, lo que genera que deban comprar un  garrafón de agua cada 2 días, a causa de la deshidratación constante. El costo de cada garrafón de agua era de $10 pesos y su potabilidad era de dudosa calidad ya que es transportada en camionetas bajo un sol directo aproximado a los 40 grados y donde las bacterias se reproducen inmediatamente y volviéndola no potable. Semanalmente dicha familia destinaban alrededor de $40 pesos, y consumiendo lo mínimo indispensable, dado que cerca de un 10% de sus ingresos se destinaba a la compra de agua embotellada. El costo local de legumbres y demás artículos necesarios para el hogar tienen un costo superior al que existe en cualquier gran  ciudad de la República Méxicana.  El agua que llega a esta familia es de un pozo y es distribuida a través de mangueras dos veces por semana. En ocasiones contiene altas dosis de cloro y en ocasiones no le es adicionado. Dicha agua contiene también calcio y magnesio (agua dura). Muy poca gente se atreve a beber de esta agua por la historia y por los riesgos que puede generar por las bacterias y/o por el cloro, el calcio y magnesio.

 

A partir de este diagnóstico se inició una búsqueda de información existente a nivel nacional e internacional, acudiendo a expertos medioambientalistas y a todo lo que estuviere relacionado con el ámbito del agua para buscar  probables soluciones. Algunas de las "soluciones" encontradas dan la impresión de resolver el problema, pero en realidad no lo hacen, como es el caso de poner botellas plásticas rellenas de agua al sol durante horas para potabilizarla, aunque no se considera que dichas botellas plásticas expiden diversos químicos altamente dañinos y cancerígenos para el ser humano, esten o no al sol,  y que terminan envenenando al que la consume.

 

Finalmente se decide enfocarse en los filtros de arena, los cuales utilizan un principio basado en arenas y graba utilizado por primera vez, hace poco más de 3000 años, por los griegos. Este mismo tipo de filtros, que con el tiempo se les agregó carbón para eliminar sabores y olores, fueron empleados desde hace más de 100 años, a principios del siglo XX, en Haciendas que existían en la época del porfiriato en México.

 

                                                                           

  Filtro de Arena  utilizado en una Hacienda de Apán,

Estado de Hidalgo, México.

 En estas Haciendas, dentro de un tambo de metal se introducía arena, graba y carbón en varias capas, se perforaba por una parte inferior lateral y se introducía una llave de agua. Se rellenaba por la parte superior. Dicho filtro funcionaba hasta que literalmente se deshacía por la oxidación del tambo de metal. Estos filtros de arena fueron utilizados durante muchos años en México y donde el único problema era que al consumir de esta agua, también se ingería oxido y metales pesados, además que era imposible el remplazar el carbón o cualquier otra cosa que se deseare cambiar y tampoco se eliminaban bacterias.

 

Partiendo de estos filtros de arena es que se inició la búsqueda de un material que no generara químicos o metales al potabilizar el agua que se introduce : El PVC y la Fibra de Vidrio son altamente contaminantes por lo que no es posible que tengan contacto con alimentos ; el Vidrio aunque es un material adecuado, es transparente y haría reproducir las bacterias, pero el problema más importante es que por el peso de toda el arena y las materias primas, lo haría peligroso para desplazarlo, ya que podría desfondarse, caer y romperse. La Madera podría funcionar, pero esta se va desgastando y termina por pudrirse si no se le agrega algún barniz o pintura para protegerla y al agregarle alguno de estos materiales, expediría diversos químicos al agua. En cemento sería otra opción, pero con el paso del tiempo se va formando en las paredes hongos en los poros y grietas de las paredes, además de que sería extremadamente pesado e inamovible. En Aluminio era otra opción, pero el aluminio es el causante directo del Alzheimer (según estudios de la Organización Mundial de la Salud), por lo que este material no es idóneo para los alimentos (incluidas las latas, bolsas, etc). En Acero, repetiríamos el mismo error al oxidarse el metal y contaminar el agua con metales, hasta que finalmente la única opción viable fue el elegir el Acero Inoxidable, el cual no expide químicos o metales al agua que se potabiliza ya que sus paredes son completamente lisas y no almacenan bacterias en las paredes, sin olvidar que posee una alta resistencia y excelente durabilidad. De todos los materiales estudiados y mencionados, el Acero Inoxidable es el de mayor valor económico pero también es el que tiene una duración de vida ilimitada, lo que significa que en largo plazo es el más económico de entre todos los demás materiales dado que el resto de nuestras vidas nunca dejaremos de beber agua potable y no será necesario remplazarlo porque se haya dañado, podrido o roto. La inversión en acero inoxidable es de por vida.

 

Ahora bien, ya contando con el material de fabricación, la siguiente pregunta era como remplazar las materias primas sin necesidad de  desarmar todo el filtro. Este es el punto que más tiempo llevó para ser solucionado ya que entre lo que es necesario y lo que es posible hacer hay una distancia enorme. Hay que considerar que día a día, existen nuevos y más numerosos contaminantes químicos o metales en el agua de pozos, de ríos o en el agua de lluvia.  Es decir, que no existen únicamente bacterias, sino también metales y químicos adicionales.

 Filtro Cuadrado

Filtro Ecológico PLACITUM

Modelo QS-02

Por esta razón se decide introducir compartimentos internos y acumulables en nuestros primeros prototipos. Posteriormente se instala, adicionalmente. un compartimento externo que se adhiere en la parte trasera, hasta que finalmente se crea un envase que pudiera contener compartimentos independientes internos, dentro de los cuales pueden remplazarse las materias primas que adsorben o eliminan químicos o metales de forma unitaria, además de escalarlo, con la finalidad de poder instalarse a nivel de una mesa para que vaya en función de la ergonomía del usuario, o bien para adaptarse a requerimientos y necesidades específicas de agua potable como puede ser un restaurante, un bebedero o dentro de la industria alimenticia. Es en este momento que son registrados y aceptados nuestros registros de patente industrial.

 Filtro Comp exter

Filtro Ecológico PLACITUM

Modelo QS-02E

En la actualidad, nuestros dispositivos potabilizadores pueden eliminar varios químicos o metales a la vez y seguimos desarrollando prototipos con compartimentos adicionales que puedan ser capaces de eliminar  contaminantes extras que aparecen o que pudieran aparecer en el agua por potabilizar en el futuro. Es por esta razón, que nuestros productos no son simplemente filtros de arena, sino que son en realidad Microplantas Potabilizadoras 100% Ecológicas y Portátiles que generan el agua potable más económica a nivel mundial y únicos dispositivos en la actualidad en nuestro planeta que también pueden potabilizar agua de la lluvia. Todo en un mismo producto.

 pequeñin

Microplanta Potabilizadora o Filtro Ecológico PLACITUM

Modelo QS-04